DOS GRANDES EXPONENTES DE EMA DE AVELLANEDA DIALOGARON CON FAM

JOAQUÍN Y DANIEL GÓMEZ COMPARTIERON UNA CHARLA EN VIVO POR EL INSTAGRAM TV DE LA FEDERACIÓN EN LA QUE HABLARON DE SUS INICIOS PERSONALES, DEL SURGIMIENTO DE LA AGRUPACIÓN ATLÉTICA Y DE LA PROYECCIÓN HACÍA LOS JUEGOS OLÍMPICOS
20-05-2020

 

Joaquín Gómez (lanzador internacional de martillo) y Daniel Gómez (ex campeón sudamericano y entrenador), ambos referentes de la Escuela Municipal de Atletismo –EMA- de Avellaneda, fueron los exponentes de lujo de la tercera emisión del programa de “Diálogos en Vivo” con los protagonistas de las instituciones asociadas a la Federación Atlética Metropolitana, que se emiten semanalmente por el canal de Instagram Tv de FAM y son moderadas por el periodista y atleta Ezequiel Brahim.

Durante una hora, la charla se tornó en una especie de viaje por el tiempo a bordo de un martillo que recorrió vivencias de dos de los lanzadores más destacados en las últimas décadas del atletismo metropolitano, y  que terminó aterrizando en el campo de la flamante pista de Villa Domínico, en una escala previa y fundamental rumbo a las ilusiones olímpicas de Tokio.

Tal es así, que Daniel Gómez fue campeón sudamericano de martillo en dos oportunidades. Volviendo atrás en el tiempo, esto es lo que rememoró sobre aquellos momentos de gloria deportiva personal: “En el año 77 tenía 20 años, gané el campeonato sudamericano de martillo en Montevideo, ahí hice mi mejor marca personal y el récord del campeonato que duró durante 12 años. En Santiago de Chile 85 gané de vuelta otro sudamericano, aunque ahí fue con menos marca. En esos tiempos todo era más a pulmón que ahora, había muy poco apoyo”.

Por su parte Joaquín Gómez -el hijo menor de una familia íntegramente abocada al atletismo, compuesta por su padre Daniel a quien ya presentamos, por su madre -Analía Altamirano- ex atleta y entrenadora, y con Daniela, la hermana mayor que es lanzadora y formadora de nuevas camadas de atletas- también recordó sobre sus inicios que “empecé a competir en el CeNARD desde que tenía 10 años. A los 11 tuve mi primer campeonato Evita y el sudamericano escolar”.

Los progresos de Joaquín, que nació el 14 de octubre de 1996, se vieron desde temprana edad. En 2011 estableció la mejor marca nacional U16 (73,35m.), en 2012 fue récord sudamericano U18 (81,15m.), en 2013 fue la plusmarca mundial U18 (85,38m.), en 2014 y 2015 elevó los récords sudamericanos U20 (75,37m. y 80,59m.), y entre el 2016, 2017 y 2018 se disputó el cetro sudamericano U23 con el chileno Humberto Mansilla, por citar sólo algunos de sus pergaminos.

Y, cual alumno que supera al maestro, humildemente y con humor Joaquín contó sobre sus primeros campeonatos nacionales representando a FAM que “mejoré la marca de mi papá en un nacional de mayores en 2014, en mi primer intento. Ahí fui segundo detrás de Juan Cerra”.

Sin embargo, el mérito de Daniel fuera de la pista no es para nada menor. Luego de haber finalizado una extensa carrera como atleta cuando que culminó habiendo superado los 40 años, se dedicó de lleno a la formación de nuevos deportistas. Y encontró en el distrito de Avellaneda su zona de confort como para hacerlo. Al principio fue en el Club Atlético Independiente y al poco tiempo después se mudó al parque de Villa Domínico, que en ese momento tenía una pista de tierra y actualmente cuenta con una remozada superficie de sintético.

Con su llegada al inmenso parque de Domínico, con la ayuda de varias personas -entre las que se encontraba la profesora Analía Altamirano- y de responsables de deportes de la municipalidad de Avellaneda, fue que Daniel Gómez emprendió la formación de una agrupación de atletismo a la que bautizaron Escuela Municipal de Atletismo de Avellaneda.

“Entrenábamos a los chicos de la municipalidad de Avellaneda, teníamos muchos chicos como ahora, decidimos formar el club 2009 y los logramos federar a FAM en 2010. Formar el club fue realmente complejo, pero a través que fuimos logrando resultados, fuimos sumando apoyo en la municipalidad, ya que al principio el municipio participaba a nivel campeonatos bonaerenses, pero eran pocas competencias para los chicos, así que decidimos federarnos para tener mayor competencia”, enfatizó el entrenador que forma parte del área técnica de FAM.

Actualmente, transcurrida una década desde su  fundación, la EMA de Avellaneda cuenta con más de 100 chicos y chicas de edades formativas, además de atletas federados en la categorías superiores (U20, U23, mayores y veteranos), que –antes del confinamiento obligatorio- se entrenaban semanalmente en diferentes turnos horarios, por la mañana, el mediodía y por la tarde-noche. “Para participar del club solo basta con que se acerquen al Parque Villa Dominico”, anunció el mayor de los Gómez.

El ascenso del equipo representativo del municipio de Avellaneda tuvo su recompensa e incentivo para que sus atletas siguieran esforzándose con la reinauguración de la pista en la que se ejercitan y practican. Allí, Daniel fue una de las piezas claves en las gestiones de la obra: “Después de muchos años logramos tener una pista de sintético en Avellaneda, que la inauguramos en 2019 en una exhibición junto a FAM. Tenemos un lugar que para nuestro país es espectacular. Priorizamos que la pista se use para trabajos de entrenamiento técnico. Queremos que dure mucho y la cuidamos muy bien”.

 Justamente, el recinto y el polideportivo, que es sede física de la EMA de Avellaneda, se encuentra cerrado por la situación actual aquejada por la pandemia del coronavirus. No obstante, Joaquín Gómez, quien venía de competir en 2019 en la Universiada de Nápoles y en el Mundial de Mayores de Doha, no perdió de vista sus próximas metas ni las prioridades: “La idea sería ir a los Juegos Olímpicos de Tokio, era el objetivo de este año. Pero no se sabe si se hacen, aunque con todo lo que está pasando ahora es más importante pensar en la salud”.

Acerca de como viene llevando su preparación durante la cuarentena obligatoria, Joaquín precisó: “La parte principal del entrenamiento es lanzar, pero dentro de todo empecé otra vez la pretemporada desde lo físico haciendo pesas en mi casa. Estoy muy bien”.

Por último, la joven figura que cursa la carrera de kinesiología se animó a mencionar cómo se dentro de unos años: “Me gustaría competir lo más posible…un lanzador arranca su puesta punto a partir de los 27, 28 años, hasta los 35 aproximadamente. Incluso un atleta se puede mantener en buen estado hasta cerca de los 40 años y me gustaría hacerlo así, si se puede, porque sí mantenés bien la técnica y la capacidad física se puede lanzar por largo tiempo”.

PRIMERA JORNADA DEL METRO U23: INSCRIPCIONES ABIER
SE DISPUTARÁ ESTE SÁBADO 1 DE SEPTIEMB...
PRIMER RÉCORD DE LA TEMPORADA: FIORELLA CHIAPPE E
BATIÓ SU PROPIA PLUSMARCA NACIONAL U23 ...
REUNIÓN DE DELEGADOS DE CLUBES DE FAM: MIERCOLES
EL ENCUENTRO SE REALIZARÁ EN LA SEDE DE...
MARÍA FAIRHURTS, DOBLE PODIO SUDAMERICANO U20
LOGRÓ EL SEGUNDO PUESTO EN 1500 Y EL TE...